Creemos que es importante mantener nuestras raíces, tanto en el cuidado de la piel como en los negocios, por lo que siempre hemos considerado vital desarrollar relaciones cercanas con nuestros proveedores. Debido a esto, hemos tenido la suerte de conectarnos con personas de ideas afines, lo que nos permite obtener ingredientes de la más alta calidad de proveedores británicos de renombre y certificados orgánicamente.

Cada uno de nuestros productos está hecho a mano por un miembro de nuestro equipo en nuestro almacén orgánico en Londres. De hecho, todo lo que hacemos es interno, no utilizamos agencias externas para ningún aspecto de empaque, fabricación o diseño. Desde la investigación y el desarrollo hasta el embotellado del producto final, todo lo hace un miembro de nuestro equipo en el lugar. Todos nuestros productos se producen en pequeños lotes, lo que nos otorga un mayor control sobre la producción y la calidad de cada producto individual.

También trabajamos en estrecha colaboración con un equipo de desarrollo especial que realiza nuestra evaluación, análisis, investigación y pruebas de seguridad. Esto asegura que todos nuestros productos sean completamente seguros y probados de la manera más ética posible. Estamos orgullosos de afirmar que nunca lo hemos hecho y nunca lo haremos en animales.